Leon

Ubicada a tan solo 93km de la ciudad de Managua capital de Nicaragua, conocida como La ciudad universitaria, encontramos el departamento de León, que en la actualidad cuenta con 10 municipios: Telica, Quezalguaque, La Reynaga, El sauce, Achuapa, Santa Rosa del peñón, El Jicaral, La Paz centro y Nagarote.

Historia

La ciudad de León fue fundada el 15 de junio de 1524 día de la santísima Trinidad por Francisco Hernández de Córdoba a orillas del volcán Momotombo. Esta ubicación dista unos 30 km de la actual ciudad de León y es conocida como León Viejo, cuyas ruinas se han convertido en atractivo turístico. Se optó por el traslado de la ciudad a un nuevo emplazamiento junto al antiguo poblado indígena de Subtiaba a raíz de un terremoto y de la erupción del volcán en 1610. León fue la capital de Nicaragua hasta el año 1824.

Aún conserva en sus calles y edificios el estilo colonial de aquella época, que se evidencia en la bellísima Catedral –considerada la más grande de Centroamérica–, cuyo atrio está decorado con impresionantes leones, que también se encuentran alrededor de la fuente de la plaza central.

Esta iglesia fue construida entre 1747 y 1860, y restaurada en 1992. En su interior hay bellos decorados de estilo barroco, valiosos óleos y frescos, así como una imagen de Cristo, tallada en madera, que fue rescatada de León Viejo. También alberga la tumba del “Príncipe de las Letras Castellanas”, Rubén Darío y los restos mortales de los obispos fundadores de la ciudad y de otros grandes poetas, como Alfonso Cortes.

Ruta de las iglesisas (Turismo religioso)

Recorrido en las diferentes Iglesias las cuales son 16 con diferentes arquitecturas de la ciudad, constituyen una fuerte historia desde el barroco hasta el neoclásico, cada templo cuenta con su propia historia desde la imponente catedral, hasta la más antigua como es la Iglesia de Sutiava.

Insigne y Real Basílica Catedral de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María. Es la catedral más grande de centro América Y la tercera a nivel de Latinoamérica, solo se puede comparar por su hermosura, magnitud y capacidad con la catedral de México (1ra) y la catedral de Perú (2da).

Fueron 7 obispos los que se encargaron de dirigir la construcción y la mano de obra fue indígena de los pueblos de Sutiava Naboríos, Telica, Quezalguaque, y posoltega, los materiales de construcción fueron de piedras canteras, ladrillos de barros, arena, cal podrida mezclada con cascara de huevo de gallina.

Iglesia de Sutiaba: Esta interesante Iglesia fue iniciada en 1698 su construcción y finalizo en 1710 fue obra del silo y ciudadano de sin igual corregidor de Sutiaba el capitán de guerra don Diego Rodrigo Méndez. Esta iglesia es la única en el barrio de Sutiaba ha soportado las adversidades del tiempo y los horrores de las turbulencias políticas es de un barroco muy popular muy interesante tanto en la fachada como en su interior donde el turista podrá apreciare las influencias indígenas en los rostros de los santos y en las frutas de los retablos, en el frente de esta importantísima iglesia se halla esculpida la sagrada imagen de la santísima virgen María obras autenticas de los frailes. En esta iglesia existen monumentos de incalculable valor de arte se conservan aun varios altares más bello pintoresco español.

Iglesia de la Merced: El templo de nuestra señora de la merced fue construida en 1528 por la orden de los mercedarios, esta iglesia está dividida en tres naves, su techo era de paja sobre horcones y su construcción era de adobe, en el año 1685 fue quemada por los piratas.

Iglesia La Recolección: Esta iglesia fue construida en 1786, colocándose la primera piedra el obispo Juan Félix de Villegas el 5 de diciembre de ese mismo año fundado por los padres recolecto de la congregación de san Francisco de Nery. Junto a la iglesia se construyó la escuela de la recolección el 22 de noviembre de 1880, siendo su fundadora sor Victoria Holfembein perteneciente a la congregación de hermanos de san Vicente de Paul.

Iglesia de Laborío: El laborío es uno de los barrios más antiguos de la ciudad de león de Nicaragua, cuyos primeros habitantes fueron indios, naborías que significa indio libre y eran los que se dedicaban fundamentalmente a las labores artesanales manteniendo así la economía de la ciudad. El 10 de octubre de 1618, don Felipe III de Valladolid, España ordena la construcción de una iglesia, debiéndose construir en el lugar más alto del barrio, cumpliendo con este mandato los misioneros de la conquista, levantando la iglesia en el mismo lugar en que actualmente se encuentra.

Iglesia San Juan Bautista: Reconstruida la iglesia original en el periodo de 1625-1650 en el siglo XVIII en sus orígenes era un núcleo generador de barrios. Su última reconstrucción se debe a Monseñor Santiago Abarca 1850-1860 quien hizo nuevamente su fachada principal y la torre sur, estos datos se encuentran localizados en el interior de la iglesia.

Iglesia de San Francisco: Situada sobre la Calle Real. El templo original y el convento fueron fundados en 1639 por Fray Pedro de Zúñiga.

El antiguo convento ubicado al norte de la Iglesia fue demolido a mediados de los años 70 del siglo XX. La Iglesia ha sufrido muchas intervenciones, conservándose de ella muy pocos elementos originales; a inicios de los años 60, la fachada principal fue destruida para construir la que se observa hoy en día.

Iglesia de El Calvario: Se construyó en la primera mitad del siglo XVIII. A finales del siglo XIX, se presentaba en muy mal estado la torre del costado Sur que estaba prácticamente derrumbada por lo que a principios del siglo XX se reconstruyó conservando su apariencia original.

Iglesia de Guadalupe: La Iglesia fue construida a finales del siglo XIX bajo el auspicio del Padre Villa mil, reemplazando a una ermita del siglo XVIII que sirvió de núcleo generador del barrio de Guadalupe. En este inmueble religioso prevalece la simplicidad volumétrica, propio de la orden franciscana. Este es el único templo que su fachada está orientada hacia el norte, supuestamente para darle mayor notoriedad al remate visual de la avenida que la une con el centro de la ciudad.

Iglesia y Hospital de San Juan de Dios: Se localiza en el Barrio de San Francisco, sobre la Calle de Arechavala, formando esquina con la tercera avenida oeste que vincula el centro histórico de León con el barrio de Sutiaba.

Está inmersa en una zona donde predominan edificios que conservan los elementos característicos de la arquitectura popular leonesa, con excepción del parque ubicado en el costado oeste situado a nivel superior que altera el entorno.

Iglesia de Zaragoza: Ubicada en el barrio del mismo nombre, se estructura a la manera tradicional con su atrio y corredor lateral, separados por el trazado de su antigua plaza. El entorno circundante respeta la continuidad urbana con predominio de viviendas populares.
Su construcción fue iniciada entre 1884-1886 y concluida en 1934 por Monseñor Salmerón. Por documentos gráficos de finales del siglo pasado, se ha podido comprobar que la obra concebida originalmente tenía formas diferentes de la actual, presumiéndose que fue demolido lo que ya estaba adelantado para iniciarla nuevamente.

Iglesia de San Felipe: La Iglesia abarca una manzana completa que incluye un amplio atrio frontal y lateral con un gran patio trasero. Aún se conservan restos originales de su muro perimetral (Norte, Su, Este). Se inició su construcción en el segundo cuarto del siglo XVII, aproximadamente en 1685, destinada a la población de negros y mulatos, constituyendo un núcleo urbano generador. La iglesia original fue muy sencilla. Perimetralmente fue reconstruida en el siglo XVIII con las bases del original, pero en 1859 se comenzó una construcción en el mismo sitio mucho más amplia y con tecnología avanzada en cuanto al sistema constructivo de la época.

Ruinas de las ermitas de Sutiaba: Este conjunto está formado por los elementos de las estructuras que conforman lo que fueron las ermitas de San Andrés, San Sebastián, Santiago.

Construidas en los siglos XVII y XVIII. La ruina de la ermita de San Andrés se encuentra en la periferia del barrio de Sutiava; la ermita de Santiago se ubica en el centro de una manzana de Sutiava y San Sebastián se localizan fuera de la ciudad, carretera a Poneloya, en un terreno amplio, utilizado antiguamente como cementerio indígena.

La ermita de San Sebastián se construyó en 1742 sobre un teocali o adoradores naturales de los indígenas, al igual que San Andrés.

Ermita de San Pedro: La ermita se encuentra localizada en Sutiaba, aún conserva frente a la entrada principal, la pequeña plazoleta, ejemplo característico de la arquitectura colonial. El inmueble se encuentra en una zona donde el trazado urbano ortogonal está bastante bien definido, ocupado por viviendas populares.
Fue construida entre 1706 y 1718 en sustitución de la primitiva ermita de San Pedro.

Teatro Municipal: El Teatro se localiza en la segunda calle sur y la segunda avenida oeste. El edificio destaca en la escena urbana circundante, donde prevalece la arquitectura residencial de carácter colonial. Sobresale además por su colorido.

La primera piedra del Teatro Municipal fue colocada en febrero de 1884. En esa ocasión Rubén Darío leyó su poema “Del Arte” dedicado al promotor de la empresa, su tío Pedro J. Alvarado. Pero el financiamiento del edificio fue obra de la municipalidad.
Su constructor fue el arquitecto costarricense Luis Cruz. El edificio fue inaugurado en 1885.

Actualmente lleva el nombre de “José de la Cruz Mena”, célebre compositor y músico leonés.

Ruinas de la Casa de la Pólvora: Localizada fuera de la ciudad, las ruinas se envuelven en un entorno natural hacia el Fortín de Acosasco. El inmueble fue construido durante el coloniaje español, entre los siglos XVII y XVIII con el propósito de almacenar la pólvora de la guarnición local. Según los esquemas tradicionales, se construyó haciendo la protección de humedades con la cámara de aire a nivel interior del piso y una ventanilla de ventilación superior a su cuerpo monolítico que junto al muro perimetral lo hacían invulnerable.
Los muros son de piedra cantera y ladrillos de barro con argamasa, la cúpula era de ladrillos de barro con argamasa y el entrepiso fue de madera.

Fortín de Acosasco: El fortín se encuentra ubicado en el cerro de Acosasco, fuera de los límites del núcleo urbano de la ciudad de León. Desde esta construcción militar se tiene una buena vista panorámica de León y de la cordillera de los Maribios.
Este fortín fue construido entre 1889-1890 durante el segundo mandato presidencial de Roberto Sacasa y abandonado posteriormente.
Fue habilitado para servir de prisión durante el periodo de Somoza Debayle. Como construcción defensiva, posee muros anchos en talud con canales en la parte superior que se utilizan como trincheras. Dispone de entradas por pasillos abovedados en cada uno de los lados, siendo uno de ellos ancho para introducir el material bélico.

Puente de Guadalupe: Con su construcción se unió definitivamente la ciudad al superarse la barrera del paso del Río Chiquito, es decir, une los barrios al sur de este río como son Guadalupe y San Sebastián. El diplomático y científico, E. G. Squier lo elogió en 1850 diciendo que esta obra era audaz “y los arcos tendidos de uno y otro lado del riachuelo modelo de simetría y buena mano de obra”.

Lo forman tres arcos de medio punto sobre bases macizas que se perfilan verticalmente para favorecer el paso de las aguas del río. Presenta una solución sencilla y sólida por la composición de sus elementos que permiten, a su vez la perfecta distribución de las cargas.

Museo-archivo Rubén Darío: El inmueble está en una esquina sobre la Calle Real entre edificios de similares características, los cuales conservan alineaciones, altura y composición plástica, dando lugar a una imagen urbana rica y homogénea.

Esta vivienda corresponde al período colonial, aproximadamente al año 1800. En ella vivió su infancia y adolescencia Rubén Darío con sus tíos abuelos, Don Félix Ramírez y Doña Bernarda Sarmiento. También vivió en este inmueble el Poeta Alfonso Cortés.
El edificio se convirtió en Museo Archivo Rubén Darío en 1964 y actualmente se reordenaron las salas de exposición y se amplió el espacio de oficinas

Peñitas y Poneloya: Las playas de Poneloya y Las Peñitas son una excelente opción si se busca un poco de Sol y Playa. Estos pequeños pueblos están localizados a menos de 25 kilómetros de la ciudad de León (alrededor de 35 minutos en vehículo), y se caracterizan por sus amplias playas, buenas para nadar y relajarse en un ambiente tranquilo.

En Las Peñitas, además de las actividades tradicionales de playa (baños de sol, nado, el surf), hay otra interesante actividad que realizar: la visita a la Isla Juan Venado, separada de la costa por un estrecho brazo de agua. La isla es una reserva natural por lo que mantiene su carácter virgen, y sus bosques y manglares son hábitat de muchas especies de plantas y animales locales o migratorios. Por su cercanía a la costa, la isla y sus manglares pueden ser recorridos por agua en kayak o botes.

Puerto Sandino: Hacia el sur de León, sobre la costa del Pacífico, se encuentra Puerto Sandino, un destino hasta ahora poco frecuentado pero que empieza a ser conocido por el oleaje de sus playas, y el estero, un sitio que guarda su carácter natural y es un hábitat importante para especies de animales y plantas.
En la actualidad Puerto Sandino es visitado por grupos de surfistas extranjeros y algunos nacionales que han conocido sobre la calidad de sus olas.

Ruta de los Volcanes

Cerro negro, Momotombo, Pila, El hoyo, Laguna asosoca Jr. Uno de los atractivos fascinantes del departamento de León son los volcanes. La cadena volcánica, llamada Los Maribios, atraviesa todo el departamento y le da una imagen única. Estos impresionantes colosos, dentro de los que se incluyen los más activos de Nicaragua, pueden verse desde muy lejos. Los volcanes leoneses son interesantes y pueden ser explorados. Entre ellos está el más joven de Centro América, El Cerro Negro, una elevación de arena oscura que ofrece buenas posibilidades para escalar, así como para esquiar sobre arena. Otra opción para escalar es el Volcán Telica, que tiene un enorme cráter y lindas vistas panorámicas. El volcán más notorio de León es el activo Momotombo, que propone en su cono casi perfecto una de las escaladas más retadoras, pero también esplendidas vistas de los alrededores. Un volcán cuya cima es difícil de alcanzar, pero igualmente bueno para escalar es El Hoyo, que tiene un orificio poco común en uno de sus lados.

Los Hervideros de San Jacinto: Ubicado carretera a San Isidro son un grupo de orificios con lodo volcánico hirviendo. Este interesante fenómeno probablemente esté relacionado con el Volcán Telica, localizado muy cerca de estos mismos.

Se llaman así por el pequeño y tranquilo pueblo del mismo nombre, San Jacinto, que también puede servir como punto de partida para comenzar a escalar el Volcán San Jacinto y Telica.

Dirección: Parque Los Poetas 1 1/2 cuadra al norte. León.
Delegada: Teresa Ramírez Acosta
Tel.: (505) 2311-3682
E-mail: leon@intur.gob.ni

Content for the tab Actividades

Content for the tab Multimedia

Buscar en el Directorio de Negocios